El Vigilante

Renoir nos visita de nuevo en Madrid

Borja Herrerias

“Renoir: intimidad” nos ofrece la visión más personal del pintor, centrándonos en la visualidad impresionista y en las sensaciones táctiles de los trazos. Paisajes, escenas de grupo, retratos, naturalezas muertas y desnudos son algunos de los géneros tratados en la exposición. Dentro de estos géneros, el artista se servía del volumen, de las texturas y materias para crear una intimidad real en distintos ámbitos, social, familiar e íntimo. A su vez la exposición se divide en seis secciones: “Retratos de encargo”, “Placeres cotidianos”, “La familia y su entorno”, “Impresionismo: lo público y lo privado”, “Bañistas” y “Paisajes del norte y del sur”.

Las pinturas proceden de museos e instituciones de todo el mundo, como la National Gallery de Londres, el Metropolitan de Nueva York, El Musée Marmottan Monet de Paris, el Art Institute de Chicago o el Museo Pushkin de Moscú.

Uno de los reclamos de la exposición ha sido el movimiento anti-Renoir, de fundación estadounidense, que critica fuertemente la supuesta falta de técnica empleada por el pintor. Éstos acusan al artista de tener un estilo pueril y crear terror estético.

“Juzgue usted mismo” nos dicen desde el museo Thyssen-Bornemisza y eso es lo que hemos hecho nosotros. Cada artista cuenta una historia con un estilo muy personal y Renoir no iba a ser menos, nos gusta su estilo decimonónico, costumbrista, burgués y a veces frío y pueril.

Renoir: intimidad, Museo Thyssen-Bornemisza, hasta el 22 de enero de 2017.

Facebook Comments

Por seguir visitando el sitio, tienes que estar de acuerdo con el uso de Cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close