Historias

Ver la vida a través de los ojos de otro

Iván Bas

«Esta noche he soñado que durante una hora me metía en la cabeza del niño que juega con charcos, en el parque de al lado de casa, siempre con el mismo barco de juguete… vamos a dar la vuelta al mundo, vamos a volar, porque puedes volar, ¿verdad?, “Sí”,  y ¡puedes hablar! “Sí” Volaremos juntos a la luna… Ese barco le hacía feliz, solo necesitaba eso, nada más.

No sabemos hasta que punto una frase se encarga de que aprendamos a ver la realidad desde otro prisma, aunque en el momento esa frase parezca que viene y se va, sin más… Esas ocho palabras insignificantes, “ver la vida a través de sus ojos”, te sirven para darte cuenta, aunque sea soñando, de lo poco que apreciamos a veces lo que tenemos, que nos ahogamos en un vaso de agua con frecuencia, que la serenidad es una de las mejores virtudes, pero que, por desgracia, hay que esperar muchos años para perfeccionarla, y que la única virtud que no hay que perfeccionar, la ilusión, la enterramos muy pronto y nos pasamos el resto de nuestra vida buscando dónde la escondimos el día que, por error, creímos que en la vida adulta no caben sueños, ni ilusiones.

En las personas, en cada una con la que nos cruzamos cada día, existe un mundo apasionante de alegrías, de penas, de problemas, de satisfacciones, de miedos, de descubrimientos… Y las apreciarás y las sentirás solo si eres capaz de ver la vida a través de sus ojos.

Facebook Comments

Por seguir visitando el sitio, tienes que estar de acuerdo con el uso de Cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close